martes, 27 de mayo de 2008

Debe ser mi lengua la que te lame, o no explico éste sabor a sal.

No hay comentarios: